sábado, 7 de agosto de 2010

Ojos bien abiertos.


"¡Los ojos bien abiertos!" exclamó el rosal parado a mi lado.
"¡Los ojos bien abiertos que aquí viene marchando la primavera!"

Y así era.
El gran portón se abrió y entro la señora primavera, danzando y cantando.
Las flores tocaban tambores, trompetas y platillos.
¡Era todo un espectáculo!

Hojitas verdes y tiernas. Una por una se acomodaron en mis brazos.
Césped nuevo nació de las entrañas de la Tierra húmeda.
Y con un brillo extraordinario,
el Sol recubrió con oro a todos los que festejaban el comienzo de una nueva era.

"¡Qué bien se siente!" dijo el rosal mientras respiraba aire puro y cálido.
"¡Qué bien se siente! Prueba tu"

Respiré una y otra vez.
Mi tronco oscuro se llenó de aire multicolor y luego escapó por mis raíces y ojos.

¡ Escapó por mis ojos bien abiertos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada