martes, 9 de noviembre de 2010

Por siempre.


Y viví por siempre. Primero hundiendo raíces en la tierra humeda, luego penetrando mis tintes en su piel tierna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada